«Cadáver» – estreno en Costa Rica 29 de noviembre

0
1466

Un exorcismo chocante se sale de control y causa la muerte de una adolescente. Unos meses después, la ex-policía Megan Reed (Shay Mitchell) intenta recuperar su propia vida después de haber sido incapaz de impedir el asesinato de su compañero y de haberse vuelto alcohólica y drogadicta a causa del dolor. Mientras trabaja en el turno nocturno de la morgue del hospital Boston, en el cual ha logrado mantenerse sobria, Megan descubre una paz inusual en la soledad extrema de las instalaciones cavernosas.

Sin embargo, una noche, después de recibir un cuerpo horriblemente desfigurado, su vida cambia. Sola y encerrada en los corredores del sótano de la morgue en compañía de ese cadáver, Megan experimenta visiones espeluznantes. Mientras pone en entredicho su propia cordura, teme que el cadáver esté posesionado por una fuerza demoniaca despiadada y que pueda resucitar… para matar.

CADÁVER es una película vibrante de suspenso y horror, clasificación R, que aterrorizará al público; es una producción de Screen Gems estelarizada por Shay Mitchell, Stana Katic, Grey Damon, Nick Thune, Jacob Ming-Trent, Max McNamara, Louis Herthum, James A. Waston, Jr y Kirby Johnson. El director Diederik van Rooijen (Daylight, Taped) se basó en un guion de Brian Sieve (Scream: The TV Series, Boogeyman 2). Los productores son Todd Garner y Sean Robins, de Broken Road Productions. Glenn S. Gainor es productor ejecutivo. Andrea Ajemian es co-productora. Lennert Hillege dirige la fotografía y Stanley Kolk y Jake York son los editores. El diseño de la producción está a cargo de Paula Loos, el diseño de vestuario es de Deborah Newhall, y la música de John Frizzell.

CADÁVER se estrena en cines el 29 de noviembre de 2018. Dura una hora y veinticinco minutos. MPAA le dio una clasificación R por sus imágenes cruentas y el terror continuo.

LA PESADILLA DE UNA MUJER COBRA VIDA

El Exorcista, La maldición de los Bishop (Let’s Scare Jessica to Death), Círculo de la muerte (The Haunting of Julia), son las películas angulares y los estudios maestros del terror psicológico de los años 1970 que sirvieron de inspiración al director Diederik van Rooijen al crear CADÁVER, interpretada por Shay Mitchell, la estrella de la serie de televisión estadounidense Lindas Mentirosas, que ahora se convierte en estrella de cine. En el papel de la ex-policía Megan Reed, Shay Mitchell lleva a la pantalla a una heroína llena de habilidades que, a pesar de momentos difíciles, está decidida a recuperarse. Sin embargo, tendrá que superar desafíos inimaginables, como una serie de eventos sobrenaturales que la hacen dudar de su propia cordura. Nada podrá detener a esa fuerza demoniaca centrada en Megan que busca derrotarla y matarla.

Los productores Todd Garner y Sean Robins de Broken Road empezaron a dar vida a CADÁVER cuando buscaban inspiración para un argumento único que pudiera dar como resultado una película realmente aterradora. Robins dice: “Empezamos a desarrollar ideas y escenarios que considerábamos terroríficos. De hecho, esta película surgió de un artículo sobre una persona que tuvo que hacer servicio comunitario en una morgue. Nos intrigó la idea de esa mujer joven que tenía que estar en la morgue y no estaba acostumbrada a los olores, los cuerpos y el aislamiento. Cuando yo era joven, tenía un amigo cuyo padre era enterrador. Escuchaba sus historias y siempre me pareció una idea excelente poner a un personaje fuera de su zona de confort, justo como hacemos con Megan en esta película: la exponemos a algo sumamente aterrador”.

El productor Todd Garner añade: “Es la historia de una mujer que se enfrenta a su propia salud mental mientras realiza un trabajo muy solitario, tenebroso, en una situación horrenda. Al principio no está segura si lo que sucede se debe a su propia salud mental o si es algo sobrenatural. Me pareció un argumento muy interesante y aterrador el de alguien que trabaja en una morgue de noche; es una persona que lucha, que trata de recuperar su vida y queda atrapada en esta situación tan rara”.

El guionista Brian Sieve, quien cuenta en su currículum con la serie de televisión Scream de MTV y Boogeyman 2, explica el concepto de inmediato: “Hablamos de algunos de los posibles peores escenarios y pensé que quedar atrapado en la morgue solo durante la noche sería un punto de partida muy interesante para una película de terror. En realidad, no me gustaría para nada que me pasara, y si eso es suficiente para asustarme a mí, pensé que podría servir para una buena película. Siempre me he sentido atraído por películas de terror de naturaleza más psicológica, en las que cuestionas la cordura del protagonista; y aquí la protagonista cuestiona su propia cordura”.

Sieve tuvo un periodo de investigación intensiva. Vio documentales de experiencias de técnicos médicos de emergencia que debían entregar cuerpos a la morgue e hizo entrevistas a expertos de la oficina forense del Departamento del Condado de Los Ángeles. Después, se sentó a escribir una película de suspenso basada en la psicología del personaje, tomando en cuenta los descubrimientos del mundo real que lo habían impactado; también se basó y actualizó los temas clásicos de terror. Aunque Sieve exageró los terrores sobrenaturales, basó el guion en la perspectiva y las experiencias de una ex-policía dañada emocionalmente, pero también muy resistente.

Sin embargo, la historia no empieza con Megan (protagonizada por Shay Mitchell) sino con el exorcismo chocante de la joven Hannah Grace. La adolescente se encuentra en medio de una posesión demoníaca cuando el padre Marcato, un sacerdote, y el padre Cunningham, su asistente, intentan desesperadamente forzar a la presencia maligna a liberar a la chica de sus garras. Al ritmo de letanías religiosas, el cuerpo de Hannah se contorsiona en posturas imposibles. Sus ojos azules y fríos brillan cruelmente. Con un gruñido desafiante, el espíritu asegura a sus adversarios que vivirá para siempre dentro de Hannah y que sus esfuerzos por salvarla serán inútiles. Finalmente, sin otra alternativa, Grainger la asfixia con una almohada, creyendo que así terminará con el tormento de la chica.

Es en ese momento cuando vemos a la ex-policía Megan por primera vez. Está en camino hacia una entrevista de trabajo como asistente de la morgue del hospital Boston. Es el mismo lugar en el que estuvo hospitalizada recientemente debido a sus problemas de adicciones que surgieron después de que mataron a su compañero policía mientras estaban en servicio. Aunque Lisa, la enfermera que la atendió, está preocupada de que Megan trabaje sola, también está contenta de que Megan esté haciendo un esfuerzo por tener una vida que parezca normal. Puede ser que el turno de la noche no sea para cualquiera, pero si Megan está ocupada durante las horas en que es más probable que pudiera recaer, eso podría ayudar a disminuir su tentación de automedicarse.

En un principio, la nueva rutina ayuda a Megan. Incluso se vuelve amiga de los pocos trabajadores de la noche como los guardias de seguridad Dave y Ernie, y Randy, el chofer de la ambulancia. Andrew, un policía ex-novio de Megan, está preocupado por las consecuencias que puede tener ese ambiente inusual, pero Megan está segura de que la soledad la ayudará a recuperarse.

Sin embargo, cuando Randy trae el cuerpo mutilado de una joven, Megan empieza a notar eventos extraños e inexplicables. Las luces parpadean. Las máquinas fallan. Lo más preocupante es que empiezan a desaparecer gradualmente las heridas del cadáver, como si se estuviera curando a sí mismo. Al principio, Megan no hace caso, creyendo que solo es su imaginación desbordante, pero muy pronto piensa que está en un grave peligro, perseguida por un enemigo sobrenatural que no se detendrá ante nada para matarla.

Lo que su enemigo no sabe es que Megan no se dará por vencida sin pelear.

Robins dice: “Al establecer el tono y el tipo de terror que queríamos crear, regresé a los elementos que más me interesaban en películas como El resplandor, El bebé de Rosemary, Repulsión, La mosca, ya sabes, ese terror inolvidable. Por supuesto, quieres espantar a la gente, pero quieres que se sigan acordando del terror una semana después, que sientan que fue algo extraño que los tocó. Nos inspiramos mucho de Alien con Sigourney Weaver, esa película en que una mujer fuerte está atrapada y pelea en contra de una fuerza malévola que es potencialmente superior a ella”.
A Glenn S. Gainor, presidente de la producción física de Screen Gems, lo impresionaron los enredos únicos de la historia y su buen argumento. A este veterano de Hollywood le pareció muy original este argumento que combina los temas perturbadores de la posesión y el exorcismo con una atmósfera de suspenso que ocurre dentro de un espacio cerrado en el que se depositan los cadáveres. Esta idea encuentra eco en nuestros miedos primarios y más fundamentales.

Gainor, quien es productor ejecutivo de CADÁVER, dice: “Colocar la película en una morgue tiene efecto a un nivel psicológico. La protagonista acepta un trabajo en un ambiente estéril en el que no espera que haya mucho movimiento. Pero después de todo es una morgue y le tenemos miedo a la muerte y a lo desconocido. Todos hemos visitado los cuartos de un hospital, pero yo nunca he estado en una morgue real. Poca gente ha estado allí. Es uno de esos lugares a los que no estamos expuestos. Cuando alguien muere, no sabemos qué pasa con su cuerpo. Y Megan está en ese ambiente misterioso y perturbador”.

Para que la película tuviera éxito era muy importante encontrar a la actriz ideal para personificar a Megan. Shay Mitchell, la actriz y modelo canadiense, que es también una influencer en redes sociales, actuó durante siete temporadas como Emily Field, una atleta talentosa que descubre su sexualidad, en la serie de televisión Lindas Mentirosas. En ese papel tan exitoso, Mitchell demostró su habilidad para ser al mismo tiempo increíblemente fuerte y obviamente vulnerable, y esos rasgos la hacían perfecta para protagonizar a Megan. Con esas habilidades, el personaje se volvió una heroína con la cual el público se puede identificar en circunstancias extremas.

Robins dice: “Para el papel de Megan Reed queríamos a alguien que concordara con lo que el público esperaba, y esa actriz era Shay. Una cualidad importante que nos atrajo de Shay era lo atlética que es. Megan tiene que pelear por su vida, así que necesitábamos a alguien que te pudiera hacer creer que estaba a la altura del desafío. Shay, quien boxea y hace ejercicio todos los días, sale y hace escenas peligrosas increíbles, pero se las crees. Su actuación va más allá de lo que le hemos visto anteriormente”.

Garner añade: “Como interpreta a una policía novata que cometió un error y sufre sus consecuencias, necesitábamos a alguien verosímil y con la suficiente fuerza física como para parecer policía novata. Shay tiene ese tipo de inteligencia y fuerza física. Le crees su papel”.

Para Shay Mitchell, el papel de Megan era una oportunidad única de representar a un personaje complicado, bajo una presión increíble, que cava profundo para conseguir la valentía y poder luchar en contra de una amenaza sobrenatural. Shay Mitchell dice: “Me gustó el hecho de que ella pueda sobreponerse en esta película, de que no solo se muera. Se prueba a sí misma que es capaz. Estar sola en una morgue toda la noche sería un trabajo aislante para todos nosotros, pero para alguien como Megan, quien ha sufrido muchas altas y bajas recientemente, estar rodeada de cadáveres le da un extraño alivio. Allí nadie la juzga. Nadie le dice que echó todo a perder de nuevo o que ha estado mintiendo y tiene que recuperarse. Pero cuando las cosas se ponen extrañas en la morgue, ella duda y eso complica la situación”.

A Megan, quien cree que “cuando te mueres, te mueres”, le parece absurda la idea de que una fuerza sobrenatural la esté cazando y asume que su mente la está engañando. Sieve explica: “Megan se vuelve cada vez más ansiosa y empieza a cuestionar su propia cordura, y se pregunta si su ansiedad no la estará obligando a drogarse de nuevo, pues está viendo y escuchando cosas que no están sucediendo en realidad. Honestamente, la mente de cualquier persona se desviaría un poco en un escenario así de aterrador. Empezarías a escuchar cosas espantosas, e imaginarías situaciones horribles que podrían suceder”.

Para preparar su papel, Shay Mitchell acompañó en su ronda a unos policías de Boston, y además estudió lo que sería trabajar en una morgue. Gainor dice: “Shay Mitchell trajo mucho talento a esta película. Su papel es muy intenso y ella se lo apropió desde el primer día. En verdad, se lanzó completamente en su interpretación”.

Para dirigir la película, los productores Garner y Robins sabían que necesitaban a un cineasta sofisticado, con un gran conocimiento del personaje y de la interpretación, y de cómo crear el terror cinematográfico del guion de Sieve. Consiguieron al director-escritor neerlandés Diederik van Rooijen, quien cuenta con un currículum distinguido en el cine y la televisión de su país, pero nunca había trabajado en Hollywood. CADÁVER marca su debut en el cine de habla inglesa.

Robins dice: “Consideramos a unos cincuenta directores diferentes, en busca de alguien que aportara nuevas maneras de espantar. De hecho, Diederik fue la primera persona que conocí en esta película y, de inmediato, me enamoré de las cosas que dijo del guion y de la manera en que quería filmarlo. Es genial saltar de miedo, y también las tripas y la sangre, todo eso es típico de este género, pero aquí nos interesaba más la psicología, y con Diederik conseguimos un buen equilibrio de ambos elementos. El tipo de filme que lo atrae coincide con lo que nos gusta en Screen Gems y en Sony”.

Aunque van Rooijen nunca había hecho una película completamente de terror, sí tenía antecedentes con crimen y suspenso, como los largometrajes neerlandeses Taped (2012) y Daylight (2013). Además, le encanta ese género. De niño, creció viendo clásicos como El resplandor, Halloween y Hellraiser. El cineasta dice riendo: “Vi todas esas películas desde muy chico. He visto muchísimas de esas películas, pero nunca había podido jugar con ese género. En Europa, no existe la oportunidad de hacer ese tipo de películas. Hay mucha tecnología involucrada. Hay muchísimas bellas imágenes oscuras que puedes usar”.

Para conseguir el trabajo, van Rooijen hizo un cortometraje de cinco minutos en el cual encapsuló su proyecto creativo: el uso del movimiento, el diseño del sonido y la claustrofobia del escenario para amplificar la tensión inherente en el guion aterrador. Incluso filmó el corto en una morgue de Ámsterdam para aumentar el sentido de autenticidad. Van Rooijen dice: “El guion tiene un bello equilibrio entre lo sobrenatural, lo macabro y la vida real. De hecho, te puedes imaginar caminando por una morgue y tener que pasar la noche allí. Es espantoso. Lo hice para este teaser. Filmamos todo el día, y no todos los cajones estaban vacíos”.

El director continúa: “Lo que me encanta del argumento es tener a una persona allí que enfrenta sus propios demonios… y al verdadero demonio. Quería capturar esa soledad. El tiempo pasa muy lento cuando una persona está sola en ese tipo de situación. Siempre estás esperando que algo suceda. Eso es la mitad del camino. Luego, por supuesto, tienes que pegarle un susto del demonio al público, lo cual haremos”.
El productor Garner dice de van Rooijen: “Le apasionó el material. Es un director ambiental. Ese cortometraje chisporroteante realmente mostró la atmósfera y los temores que quería crear”.

Si Mitchell y van Rooijen fueron esenciales para el éxito del proyecto, también lo fue el papel central de Hannah Grace, esa chica de destino tortuoso que pierde la vida en el exorcismo inquietante del principio de la película. La fuerza violenta y demoniaca que se ha posesionado del cuerpo de Hannah no está contenta con que la muerte de la chica sea el final de su reino de terror. Cuando su cadáver llega a la morgue, el espíritu malo siente la oportunidad perfecta de continuar su destrucción continua, y causa la muerte de nuevas víctimas, mientras persigue a su verdadero objetivo: Megan.

Robins dice: “El cadáver causa a los demás pena y terror en su misión por encontrar el mejor cuerpo anfitrión que le permita fortalecerse lo más posible. Cada vez que mata, su cuerpo se cura. Cuando empezamos a hablar de nuestro cadáver y qué tipo de actriz queríamos, sabíamos que necesitábamos a alguien que entendiera el movimiento, que pudiera manipular su cuerpo. Siempre será más aterrador si no usas efectos CGI, si usas a una persona para que mueva su cuerpo en la manera en que el personaje se debe mover”.

La bailarina y modelo Kirby Johnson protagoniza a la adolescente que resucita para acosar constantemente a Megan en los pasillos del sótano de la morgue. Kirby Johnson empezó a bailar en su pueblo natal de Key Largo, Florida, a los 11 años. Sus antecedentes de bailarina, su agilidad y su increíble flexibilidad fueron clave para que consiguiera el papel. Kirby Johnson dice: “No creo que una actriz que no fuera bailarina podría haber interpretado este papel. Cuando hablé por primera vez con Diederik, estaba feliz de que yo pudiera hacer todos estos movimientos increíbles y de que no tuvieran que diseñar efectos o editarme digitalmente. Estaba estático acerca de todos los movimientos raros y aterradores que puedo hacer, como desarticularme los hombros fuera de su cavidad. Al mismo tiempo, me protegió muchísimo mientras trabajábamos”.

El productor ejecutivo Gainor dice: “Nos entusiasma muchísimo que el público pueda ver a Kirby. Es una bailarina talentosa con las habilidades fantásticas de una contorsionista. Mucho de lo que vemos en la película podría parecer efectos visuales, pero es solo Kirby manipulando su cuerpo de una manera inusual. Es el arte del performance, y la gente realmente se va a espantar”.

Las sorprendentes habilidades de Kirby se ponen de manifiesto en la escena del exorcismo aterrador en el cual Hannah Grace, poseída por el demonio, se contorsiona, castigando a su cuerpo de manera inhumana. Esa secuencia se filmó durante dos días en una iglesia de Ámsterdam, y daba tanto miedo que por lo menos una persona se tuvo que salir.

Van Rooijen dice: “Kirby estuvo genial. Tiene la habilidad de desarticular sus brazos y piernas, y es aterrador. Eso permitió crear algo especial porque la mayor parte es real, lo hicimos en vivo. No hay muchos efectos especiales. En realidad, podíamos actuar y tener reacciones reales, lo cual me parece genial para ese tipo de escenas. Nos la pasamos muy bien ese día, pero muchos colaboradores estaban espantados. Hubo una persona que se salió del set, diciendo: ‘No aguanto más’. Entonces me di cuenta que estábamos en buen camino”.

Adrien Morot, quien diseñó los efectos especiales de maquillaje, añade: “Kirby se puede mover de manera sorprendente. Es realmente increíble lo que puede hacer con su cuerpo, la manera en que ladea su cabeza como si se le estuviera desprendiendo”.

Aunque su proximidad con Megan pone sus vidas en riesgo, la heroína cuenta con algunos aliados importantes que están de su lado, como Lisa, su patrocinadora de AA. La enfermera preocupada está protagonizada por la actriz Stana Katic, conocida por su larga participación en la serie de televisión Castle, y muchos otros papeles de cine y TV. Robins dice: “Trajo muchos niveles fantásticos de interpretación y emoción. Es una bella mujer increíblemente inteligente, muy culta y conocedora de muchas cosas diferentes. Creo que eso es aparente en la película. A lo mejor es un cliché, pero sientes que hay una vieja alma dentro de ella. Cuando Lisa aconseja a Megan sobre su vida, se lo crees”.

Shay Mitchell añade: “Como ella misma es una adicta en recuperación, Lisa se da cuenta de que pueden pasar muchas cosas por la cabeza de Megan y le advierte del peligro de imaginar o dramatizar. Cuida mucho a Megan, como una hermana mayor. Stana da al papel una energía pacífica. Es tan tranquila y dulce, es alguien con quien realmente quieres platicar. Es el complemento perfecto de Megan, una roca a la cual se puede asir”.

De igual manera, su ex-novio Andrew todavía se preocupa profundamente por Megan, a pesar de su alejamiento y la preocupación de que la morgue no sea un espacio seguro para alguien que lucha en contra de la adicción. Grey Damon (Estación 19, Friday Night Lights), quien interpreta al policía que es ex-novio de Megan, dice: «Creo que Andrew es la voz de la razón: el angelito en el hombro de Megan, su conciencia. A pesar de que Megan está realmente arruinada en este momento, Andrew sabe que se enfrentó a esta gran tragedia y está tratando de volver a poner su vida en orden».
Shay Mitchell dice: «Grey Damon es un excelente actor. Como ex-novio de Megan, cree en ella. Él estaba allí antes de que su vida se torciera. Todavía la ayuda, y probablemente todavía está enamorado de ella. Es realmente una relación de estira y afloje con Andrew, quien es tan fuerte, seguro y saludable. Obviamente, Megan lo ama y se preocupa por él, pero no lo quiere cerca porque le recuerda lo que ella pudo haber sido. Pero se pone de su lado a medida que aumenta el misterio».

De acuerdo con Robins, Nick Thune, en el papel de Randy, el simpático conductor de ambulancia que entrega el cadáver poseído a la morgue, da a su personaje una interpretación que es un alivio. Ayuda a dar al público un breve respiro y una pausa en ese ambiente de miedo constante.

Robins dice: “Parte de la diversión de producir películas de terror es la capacidad de agregar comedia. Queríamos inyectar algo de humor con algunos de los personajes de reparto. Queríamos permitir que el público respirara, se tomara una pausa y se repusiera de los sustos. Al elegir a Nick Thune, que es más conocido como comediante, queríamos incluir un tipo de personaje que el público no esperaría encontrar en esta película. Te lo crees como este conductor de ambulancia que tiene su propio pasado y problemas, que comparte con Megan. Nick también se gana la simpatía inmediata con su apariencia, su actitud hacia su trabajo, su capacidad para comunicarse y relacionarse con ella».

Thune dice: «Randy ha tenido una vida problemática. Como también ha tenido problemas a causa del alcohol, la mentira y el engaño, ve algo en Megan con lo que se identifica, por lo que ella le cae bien. Creo que lo realmente genial es que es una persona tan inofensiva en medio de tanta oscuridad en esta película».

Thune dice que le gustó especialmente trabajar con Mitchell. «Shay le brinda esta verdadera crudeza a Megan, quien es simplemente una chica dura. Es genial verla en este papel increíblemente difícil, definitivamente muy lejos de Lindas Mentirosas. No quiere decir que no fuera dura en ese papel, pero era diferente, ahora es más seria. Creo que Shay realmente le dio mucha fuerza al papel».

Los guardias de seguridad Ernie y Dave, interpretados por Jacob Ming-Trent y Max McNamara respectivamente, también brindan momentos de humor desde el principio. Robins dice: «Tienen una gran relación, ya que uno es inocente y el otro es un chico que lo ha visto todo y no le importa nada».
Ming-Trent admite: «Ernie no es muy amistoso. No le gusta mucho trabajar en la morgue, pero creo que ve este trabajo como una gran oportunidad para comer donas y leer el periódico y, ocasionalmente, responder una pregunta o revisar una cámara de video. Pero ama a su compañero Dave, son una especie de Beto y Enrique. Dave es un poco más joven, un poco más optimista, un poco más útil, y creo que Ernie le permite a Dave ser el único que puede burlarse de él».

McNamara dice: «Cuando Dave conoce a Megan en su primer día, Cupido lo flecha de inmediato. Es como un cachorrito enamorado, que anda pegado a sus faldas. Está lleno de buenas intenciones, aunque a veces sus encuentros sean molestos, pero está listo para acudir a rescatarla en cualquier momento. Como es un poco bromista, le encanta asustar a la gente y, ¿qué mejor lugar para hacerlo que en una morgue?”.

Louis Herthum (Westworld, The Last Exorcism) interpreta al personaje que luego es identificado como Grainger. Herthum dice de su personaje: «Es un tipo bastante aterrador que también está sufriendo mucho. Cuando Diederik y yo hablamos por primera vez por Skype, me dijo que me veía la expresión adolorida, así que supe que mi interpretación expresaría mucho dolor. Además, siempre disfruto de un papel con actividad física: yo quería ser doble de acción mucho antes de querer ser actor, así que ese tipo de cosas me resultan fáciles».

En este caso, la acción física viene en la forma de un enfrentamiento entre Grainger y Megan. Herthum dice: «Al comienzo de la película, vemos que ella boxea, y está claro que realmente puede lanzar un puñetazo. Entonces, nuestra escena de pelea parece muy convincente cuando ella vence al asesino. Pero a pesar de que Megan es fuerte y capaz, Shay le da una vulnerabilidad a este personaje que pasa por un momento realmente difícil. Shay es una actriz maravillosa y una persona encantadora. En este trabajo, eso es difícil de entender».

La coproductora Andrea Ajemian también se apresuró a elogiar el talento y la profesionalidad de Shay Mitchell. Andrea Ajemian dice: «Cuando eres la actriz principal en una película, esta se centra principalmente en ti, por lo que hay mucha responsabilidad. Shay es muy sensata. Le gusta trabajar en equipo y es una líder. Creo que será para ella el comienzo de una gran carrera cinematográfica».

El director van Rooijen está de acuerdo: «Todos se asombrarán de lo que ha hecho. Es ella en contra del demonio, y eso es todo. Sus reacciones son lo que hacen que sea aterradora y divertida de ver».

En última instancia, el director espera que la historia de exorcismo y posesión de la película no solo ofrezca al público la oportunidad de ver a Shay Mitchell bajo una nueva perspectiva, sino que también les brinde una experiencia inolvidable y visceral de cine, una que sea de las mejores de su vida. Según dice, CADÁVER hará que los espectadores salten de sus asientos. Diederik van Rooijen dice: «Quiero que se asusten, quiero que se espanten, y quiero que salten de miedo. Realmente quiero que se diviertan. Es un paseo que da miedo, pero también es un paseo divertido».