Clint Eastwood: Leyenda viviente

0
410

El prestigioso cineasta vuelve a la actuación, estelarizando el drama deportivo “Curvas de la vida”.

El adjetivo de leyenda viviente le calza a la perfección a Clint Eastwood. Es el último exponente del cine clásico norteamericano, heredero de una gran tradición que él ha sabido renovar magistralmente, sobre todo desde que se inició como realizador.

Con 82 años de edad, Eastwood es dueño de una impresionante carrera como actor, director, productor y hasta compositor. Nacido el 31 de mayo de 1930 en San Francisco; vivió una infancia nómada junto a sus padres, en los años difíciles de la Gran Depresión. En los años 50, obtuvo sus primeros roles secundarios y coprotagonizó la teleserie del oeste “Rawhide” (250 episodios).

El director italiano Sergio Leone lo eligió para interpretar “Por un puñado de dólares” (1964), filme architaquillero que generó un auténtico subgénero: el llamado “spaghetti western”, o cine del oeste al estilo italiano. Después de dos secuelas igualmente exitosas –“Por unos dólares más” (1965) y “El bueno, el malo y el feo” (1966)- Clint Eastwood volvió a Hollywood por la puerta grande. Se consolidó como el máyor divo de su época, gracias a tremendos hitos de acción como “Harry el sucio” (1971), de Don Siegel.

Inspirándose en las enseñanzas de Siegel y Leone, Eastwood buscó suerte como director, debutando con “Obsesión mortal” (Play Misty For Me, 1971). Desde entonces, ha dirigido 32 largometrajes, incluyendo dos ganadores del premio Oscar: “Los imperdonables” (1992) y “Golpe del destino” (Million Dollar Baby, 2004).

Cuatro años después de su aclamado desempeño en “Gran Torino” (2008), el prestigioso cineasta vuelve a la actuación, estelarizando el drama deportivo “Curvas de la vida”. Esta vez, lo dirige su antiguo asistente Robert Lorenz, quien recoge simbólicamente su importante legado artístico.