CONTRA LO IMPOSIBLE: Tráiler, fecha de estreno, sinopsis y todo lo que tenés que saber

0
564

SINOPSIS:

Del realizador nominado al Premio de la Academia® James Mangold, virtuoso director detrás de Walk the Line y Logan, viene una película inspirada en un drama de la vida real acerca de una intensa amistad que cambió para siempre la historia del automovilismo.

En 1959, Carroll Shelby (Matt Damon) estaba en la cima del mundo después de haber ganado la carrera más difícil de todos los deportes de motor, las 24 horas de Le Mans. Pero a su triunfo más importante le siguió un golpe demoledor —los doctores le comunicaron al intrépido texano que una condición cardiaca grave le impedirá volver a correr otra vez. De ingenio inagotable, Shelby se reinventa como diseñador y vendedor de automóviles, que lo lleva a trabajar en una bodega de Venice Beach con un equipo de ingenieros y mecánicos, entre los que se encuentran el irritable piloto de pruebas Ken Miles (Christian Bale). Un piloto británico campeón y hombre de familia devoto, Miles es brillante tras el volante, pero también es franco, arrogante y reticente a comprometerse.

Después de que los vehículos de Shelby llevan a cabo una demostración sólida en Le Mans contra el venerable italiano Enzo Ferrari, Ford Motor Company recluta al revoltoso visionario para diseñar lo último en automóviles de carreras; una máquina que pueda incluso derrotar a Ferrari en la despiadada pista francesa. Determinados a triunfar contra probabilidades abrumadoras, Shelby, Miles y su equipo variopinto luchan contra la interferencia corporativa, las leyes de la física y sus demonios personales para desarrollar un vehículo revolucionario que eclipse a toda su competencia. Pero sus incansables esfuerzos les cobran una factura difícil — para estos hombres intrépidos, la victoria siempre tendrá un precio.

Un relato triunfante, aunque agridulce, extraído de manera directa de la historia, CONTRA LO IMPOSIBLE es protagonizada por el ganador del Premio de la Academia® Matt Damon (The Martian, Jason Bourne), el ganador del Premio de la Academia® Christian Bale (Vice, The Fighter), Jon Bernthal (Baby Driver, Widows), Caitriona Balfe (“Outlander”, Escape Plan), Tracy Letts (Lady Bird, The Big Short), Josh Lucas (“Yellowstone”, Breakthrough), Noah Jupe (A Quiet Place), Remo Girone (Live by Night), Ray McKinnon (“Mayans M.C”.), JJ Feild (Captain America: The Flirt Avenger) y Jack McMullen (“Waterloo Road”).

La película es dirigida por James Mangold (Logan, Walk the Line) y fue escrita por Jez Butterworth & John-Henry Butterworth (Edge of Tomorrow, Fair Game), y Jason Keller (Escape Plan, Machine Gun Preacher). Mangold produce con Peter Chernin (Hidden Figures, The Greatest Showman) y Jenno Topping (War for the Planet of the Apes, Spy) para Chernin Entertainment. Kevin Halloran (The Space Between Us), Dani Bernfeld (Sweet Valley High) y Michael Mann (Collateral) fungen como productores ejecutivos.

El talento detrás de cámaras de Mangold, muchos de los cuales han colaborado antes con el director, incluye al director de fotografía nominado al Premio de la Academia® Phedon Papamichael, ASC/GSC (Nebraska, Walk the Line), al diseñador de producción François Audouy (Logan, The Wolverine), a los editores Michael McCusker, ACE (Logan, nominado al Premio de la Academia® por Walk the Line) y Andrew Buckland (The Girl on the Train), al supervisor de efectos visuales Olivier Dumont (King Arthur: Legend of the Sword, The Tree of Life), a los compositores Marco Beltrami (3:10 to Yuma, The Hurt Locker) y Buck Sanders (The Hurt Locker, The Wolverine), al diseñador de vestuario Daniel Orlandi (Logan, Saving Mr. Banks) y a la directora de casting Ronna Kress (Deadpool, Mad Max: Fury Road).

FECHA DE ESTRENO:

5 de diciembre en todos los cines de Costa Rica.

TRÁILER:

UN DRAMA DINÁMICO Y CON CARÁCTER ACERCA DE LA AMISTAD QUE REDEFINIÓ EL AUTOMOVILISMO

Es una de las historias más legendarias en la historia de los deportes de motor. Carroll Shelby, trabajando de la mano con su decidido piloto de pruebas Ken Miles, desarrolla un auto revolucionario que supera una flotilla de vehículos construidos por la legendaria figura italiana Enzo Ferrari en la carrera de 1966 de las 24 horas de Le Mans. Esta es la historia de un grupo de pensadores excéntricos que superaron probabilidades increíbles para lograr algo extraordinario a través de la creatividad pura, la determinación y la fuerza de voluntad.

            El director James Mangold estaba emocionado ante el reto doble que el proyecto ofrecía: la oportunidad de montar emocionantes secuencias de carreras que, en esencia, pusieran a la audiencia adentro de los bólidos con estos pilotos temerarios, y la oportunidad de narrar la amistad turbulenta entre Shelby y Miles. Los dos tenían personalidades bastante marcadas y exuberantes —Shelby, muy agradable; Miles enojón y sin filtros—, pero estaban unidos por una pasión por la innovación y un amor continuo por el automovilismo.

            Por ponerlo en pocas palabras, a Shelby y Miles los impulsaba la excelencia, incluso si ello significara poner sus vidas en riesgo cada vez que se ponían tras el volante. “Se entendían entre ellos al nivel más profundo”, dice Mangold. “Cuando Shelby se enfrenta al hecho de que ya no puede correr más, se reinventa de ser un piloto a un diseñador y vendedor de coches, y Ken se vuelve un conducto para los sueños de Shelby. Pero Ken no puede quedarse callado o controlarse en situaciones corporativas y publicitarias. Dice lo primero que le viene a la mente, así que Shelby adopta el papel de protector o vocero de Ken. Tienen una relación muy simbiótica. Uno llena el espacio cuando el otro lo deja”. 

            “CONTRA LO IMPOSIBLE es el tipo de película que me recuerda la razón por la que me metí en la industria cinematográfica en primer lugar”, comenta el productor Peter Chernin con respecto a lo que le atrajo del proyecto. “Es una experiencia cinematográfica inmensa, emotiva y distintiva, que abarca todas las razones por las que queremos estar sentados en una sala de cine. Queremos estar comprometidos. Queremos que nos conmuevan, llorar, reír…sentirnos inspirados. Esta película es todo eso y más”.

            Chernin estaba emocionado de que el director James Mangold estuviera enganchado después de varios años de desarrollar el guion. Mangold ya tenía experiencia en contar historias satisfactorias y emotivas acerca de figuras históricas y relatos dramáticos de forasteros.

“Siempre le han llamado la atención los héroes reacios, gente que se rige bajo un código moral sólido muy propio, con frecuencia idiosincrásico, y que en ocasiones no resultan ser muy respetuosos de las leyes”, comenta Chernin. “El atractivo para él por hacer un drama suntuoso de gran alcance con una acción de alto riesgo era inequívoco. Nadie hubiera podido combinar la belleza y el alma en esta película de la manera en la que él lo hizo”.

“El reto fue ver cómo íbamos a navegar por esta historia para que las audiencias sintieran el amor, la camaradería y la energía de estos pilotos, diseñadores, mecánicos y equipo de boxes, sin que sólo dependiera de un tipo de victoria trillada”, añade Mangold. “Sentí que, si podíamos profundizar lo suficiente en estos personajes únicos, las victorias y derrotas en las carreras pasarían a un segundo plano en relación a conservar o perder sus vidas”.

            La clave en el método de Mangold fue crear un retrato más naturalista de cómo era la vida para Shelby y Miles. En una era moderna en la que el espectáculo de las gráficas por computadora ha llegado a definir muchos éxitos taquilleros, el director sintió que en CONTRA LO IMPOSIBLE era fundamental abordar la acción del proyecto de una manera práctica para, por un lado, representar de una manera más precisa la década de los ’69, y, por otro, ayudar a la audiencia a entender lo que estos pilotos experimentaron mientras se llevaban a ellos mismos, y sus autos, a los límites más extremos.

PÓSTER

            “En una época en la que las películas de acción recaen en gran medida en gráficas por computadora, mi objetivo era que pudiera haber algo muy análogo, real y crudo en la película, en la sensualidad de estas bestias, de los automóviles, sus motores y el peligro intrínseco”, comenta Mangold. “Estos personajes están manejando en un delgado armazón de aluminio a 321kph alrededor de una pista. El milagro que representó ser su osadía y su supervivencia bajo estas circunstancias fue algo que quería transmitir a como dé lugar”.

La película inicia con la victoria de Shelby en Le Mans y su diagnóstico subsecuente, antes de avanzar en el tiempo al año de 1963, cuando Ford Motor Co., otrora líder de la industria, está rezagado en ventas con General Motors, su competencia directa en los Estados Unidos. El ejecutivo de marketing Lee Iacocca sugiere que, si Ford quiere atraer a la gente joven de ese momento que está en búsqueda de comprar su primer coche, la compañía debería enfocarse en la velocidad —si Ford tuviera coches de carreras ganadores, por asociación, los automóviles de sus consumidores se volverían mucho más atractivos. Como ninguna otra compañía producía coches más veloces o sensuales que Enzo Ferrari, la adquisición de un fabricante de autos europeo parecía ser la respuesta. Un grupo de ejecutivos importantes es enviado a las oficinas centrales de Ferrari para negociar la compra del fabricante de coches europeo, sólo para regresar a Michigan con las manos vacías.  

Encolerizado, el director general de la Ford, Henry Ford II (también conocido como ‘The Deuce’), pone de inmediato a su mano derecha, el vicepresidente superior Leo Beebe, a cargo de una nueva división de coches de carreras de alta tecnología, Ford Advanced Vehicles, encargada de construir a paso veloz un coche cuya misión sea derrotar a Ferrari en su propio terreno de juego —ganarles en el “Monte Everest de las carreras de autos”, las 24 horas de Le Mans. El equipo de FAV construye un GT40 Mark I, de aspecto emocionante, pero su primera presentación en Le Mans en 1964 termina de manera miserable. Los tres modelos fracasan en acabar la carrera, mientras que Ferrari queda primero, segundo y tercero. En cuarto, termina el Shelby Daytona Cobra Coupé, un hecho que no pasa desapercibido para Ford II.

            Así, Ford II contrata a Shelby para desarrollar, probar y, finalmente, supervisar todo el programa de autos de carreras del corporativo, pero el piloto de pruebas principal de Shelby, Ken Miles, complica la relación. El honesto Miles se hace enemigo al instante de Beebe, quien hace lo mejor para manipular a Shelby y taponea a Miles cada que puede. No obstante, contra todo pronóstico y una constante interferencia corporativa, Shelby y su equipo —que también incluye al ingeniero en jefe Phil Remington y al joven mecánico inglés Charlie Agapiou— construyen un de los coches de carreras más grandiosos jamás producidos: el Ford GT40 MKII. El vehículo cambió la precepción tanto de Ford como de los Estados Unidos, cuando formó parte de uno de los enfrentamientos de carreras más infames de la historia, la carrera de Le Mans en 1966.

            Mangold acota, “Esta película es acerca de personajes que luchan por la excelencia, que intentan ir en contra de los inicios del pensamiento corporativo, probado en el mercado. En nuestro país es una lucha esencial del siglo XXI; los riesgos, las osadías y los brotes de instinto que se requerían para inventar muchas de las cosas que definen a nuestro país son cosas que ahora tenemos miedo de hacer”.

            Chernin añade: “Siempre sentimos que esta película podía ser muy interesante porque es acerca de los conflictos tras bambalinas y las decisiones de gente apasionada, competitiva, motivada, mítica, atrapada en el mismísimo momento en el que el panorama estadounidense estaba cambiando del optimismo de la posguerra de la década de los ’50 y principios de la del ’60, al más cínico de finales de la década de los ’60 y principios de los ’70. Es también el mejor tipo de historia estadounidense del desfavorecido que logra salir adelante, y una llena de nostalgia”.