Si tienes un problema y nadie a quien acudir, Robert McCall te ayudará, él es El Justiciero. McCall siempre ayuda a los golpeados, explotados y oprimidos para que prevalezca una justicia inexorable. Pero cuando el peligroso pasado de McCall se acerca peligrosamente a su casa, necesitará todas sus habilidades para resolver la situación. Esta vez se debe enfrentar a asesinos altamente entrenados que no se detendrán ante nada para destruirlo. Denzel Washington retoma uno de sus papeles más significativos para la primera secuela que realiza en su carrera.

Columbia Pictures presenta una producción de Escape Artists / Zhiv / Mace Neufeld, El Justiciero 2. Protagonizada por Denzel Washington, Pedro Pascal, Ashton Sanders, Bill Pullman y Melissa Leo. Dirigida por Antoine Fuqua. Producida por Todd Black, Jason Blumenthal, Denzel Washington, Antoine Fuqua, Alex Siskin, Steve Tisch, Mace Neufeld, Tony Eldridge y Michael Sloan.

Escrita por Richard Wenk. Basada en la serie de televisión creada por Michael Sloan y Richard Lindheim. Los Productores Ejecutivos son Molly Allen y David Bloomfield. El Director de Fotografía es Oliver Wood. La Diseñadora de Producción es Naomi Shohan. El Editor es Conrad Buff, ACE. La Diseñadora de Vestuario es Jenny Gering. La música es de Harry Gregson-Williams. La Supervisión Musical es de Jabari Ali.

El Justiciero 2 fue clasificada como R en Estados Unidos por parte de la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos por violencia brutal constante, lenguaje y cierto contenido sobre drogas.

La película se estrenará en los cines del mundo a partir del 19 de julio de 2018.

ACERCA DE LA PELÍCULA

“Pienso que las personas disfrutan la idea, el mito, de que exista un tipo como Robert McCall. Él es una especie de ángel negro, el ángel que todos deseamos que baje a la tierra e imparta justicia a las personas que la merecen”, dice Antoine Fuqua, que vuelve a formar equipo con Denzel Washington por cuarta ocasión en El Justiciero 2, después de sus exitosas colaboraciones en Training Day, The Magnificent Seven y la primera película de El Justiciero. “McCall encontró su propósito, convertirse en una fuerza para la justicia. Hasta ahora eso había sido para extraños. Pero cuando asesinan a alguien cercana a él, debe buscar venganza para su amiga – y para sí mismo”.

Washington considera que el atractivo de McCall es natural: “Se oculta a plena vista, como un hombre común y corriente”, afirma el actor, dos veces ganador del Oscar®. McCall progresó; en vez de vender artículos para el hogar, ahora es chofer de Lyft, pero el ángel vengador que lucha por obtener justicia para los extraños, ahora debe pelear una batalla más personal que nunca. “Cuando vimos a McCall por primera vez, trataba de ayudar a personas que no podían hacer nada por sí mismas, pero en esta ocasión se trata de algo muy personal”.

Lo más notable de El Justiciero 2, es justamente el 2: ésta es la primera secuela en la carrera de Denzel Washington. “He estado en este negocio durante 40 años y nunca había hecho algo por segunda ocasión”, afirma. “La emoción para mí proviene de hacer algo nuevo. En este guión, el territorio novedoso fue la relación con Susan, el personaje de Melissa Leo, así como el vínculo con Miles, el joven encarnado por Ashton Sanders. Esta película trata de un viaje más personal para McCall porque se relaciona con gente a la que él permitió entrar en su vida. Era un hombre que jamás se familiarizaba con alguien, pero ahora se abre a un par de personas y eso no es bueno”.

Para Fuqua y los productores de la película, el hecho de que McCall tenga este ímpetu personal en sus luchas se convierte en la fuerza impulsora. “En la primera cinta no me sorprendió que los espectadores fueran al cine para ver a Denzel, pero sí fue increíble cómo respondieron a la idea de la justicia mucho más que a cualquier otra cosa en la trama”, comenta Fuqua. “Creo que las personas se sienten como forasteras que no tienen control sobre sus vidas, así que todos deseamos tener a un McCall que nos rescate y nos ponga en el camino correcto, no necesariamente que resuelva nuestros problemas, pero sí nos dé una oportunidad de avanzar en la dirección correcta”.

“El Justiciero fue una historia de origen”, explica el productor Jason Blumenthal. “Robert McCall se ocultó voluntariamente y estaba dispuesto a llevar esa vida hasta que le resultó imposible dar la espalda a las injusticias que lo rodeaban”.

“Pero sabemos que el pasado no siempre queda atrás”, dice el productor Todd Black, retomando la idea. “La primera película trató de un hombre que encontró el propósito que lo guiaría el resto de su vida; esta segunda cinta narra la forma en que ese hombre aplica dicho propósito y, al buscar venganza, se reconcilia con su pasado. De hecho, cuando empezamos a hablar acerca de El Justiciero 2, queríamos explorar quién era Robert McCall, conocer sus antecedentes. Por suerte nuestro escritor, Richard Wenk, nos presentó una buena trama que era orgánica para realizar este siguiente capítulo”.

“Extrañamente, una de las cosas que más le gustó al público en la cinta anterior fue que había mucho misterio, así que siempre pensé que podríamos ofrecer más detalles personales de McCall cuando llegara el momento de hacer la segunda”, afirma Wenk.

El Justiciero 2 revela muchos secretos de McCall: su entrenamiento, sus capacidades, su esposa, su relación con Susan Plummer. “McCall aún debe lidiar con su pasado, su trayectoria, la muerte de su esposa, con lo que solía ser”, dice Fuqua. “Se encuentra en un camino que lo lleva de regreso a su hogar y, como dice el dicho, el camino a casa a veces es el más difícil. Y en ocasiones literalmente debes atravesar una tormenta para encontrar la paz”.


DENZEL WASHINGTON Y EL DIRECTOR ANTOINE FUQUA

“Denzel Washington no tiene sólo una gran fuerza, él entrega todo como actor”, afirma Antoine Fuqua. El Justiciero 2 es la cuarta ocasión en que Denzel Washington y Fuqua trabajan juntos. Sus otras colaboraciones, Training Day, El Justiciero y The Magnificent Seven, fueron aclamadas por la crítica y resultaron grandes éxitos taquilleros; además «Training Day» le aportó a Washington el Oscar® como Mejor Actor. “Me fascina ver trabajar a Denzel. Constantemente se supera, siempre busca el modo de hacer las cosas mejor. Pensarías que alguien como él se relajaría un poco – ¡después de todo es Denzel Washington! Pero no se comporta así. Denzel es el primero que te lo dice: ‘No soy una estrella de cine; soy un actor’. Él me desafía; es una inspiración”.

Fuqua, que tampoco había hecho nunca una secuela antes de volver a trabajar con Washington para El Justiciero 2, considera que era el momento idóneo para una segunda película por diversas razones. “A Denzel le agrada lo que escribió Richard y disfruta el misterio que rodea a Robert McCall”, dice el director. “Pasamos un periodo grandioso con Robert McCall la primera vez. Él es extraño y creo que Denzel siempre busca interpretar a alguien distinto a sí mismo en ese sentido”.

“Sin embargo Robert McCall también es similar a Washington como persona”, continúa Fuqua. “A Denzel le disgusta que hable de esto, pues no desea tener crédito por ello, pero la verdad es que hace mucho por la gente. Él me enseñó algo que aprendió de Nelson Mandela: un pastor guía desde atrás – no desde el frente. Denzel adoptó esta idea y ayuda calladamente a las personas a lo largo del camino. Creo que por eso era importante para él representarlo en Robert McCall”.

Una forma de expresar esto es en el material de lectura de McCall – el personaje está leyendo Between the World and Me, de Ta-nehisi Coates, y sugiere a Miles (encarnado por Ashton Sanders), un joven que vive en su edificio, que lo lea. Esta elección se basó en la vida real, dice el guionista Wenk. “Cuando trabajamos juntos en el guión Denzel me dio el libro”, comenta. “Lo leí y después analicé su importancia con él. Decidimos sustituir el libro que yo había puesto para McCall con Between the World and Me. Es una obra seminal e infundió en el personaje de Denzel una conciencia social que pudo compartir con el personaje de Ashton”.

Wenk, que escribió para Washington y Fuqua tanto en El Justiciero como en The Magnificent Seven, afirma, “Creo que con talentos tan grandes como los de ellos dos, te esfuerzas en ser más creativo, más visual y más inteligente. Deseo aportar a Antoine, cuyo estilo visual es cardinal, un lienzo distinto a cualquier otro para que se pueda superar. Y con respecto a Denzel, que es uno de los grandes actores de su generación, lo tengo en mente cuando escribo escenas con diálogo y perspectiva”.

El productor Todd Black, que colabora con Washington desde que éste debutó como director con Antwone Fisher, afirma, “Antoine y Denzel realmente tienen confianza y respeto uno en otro. Creo que este aprecio mutuo es la base de una relación magnífica: Denzel se puede enfocar en su interpretación pues sabe que Antoine tiene diseñada toda la acción y Antoine confía en Denzel para que le brinde tres tomas distintas, cada una genial en su propia forma, que le darán múltiples opciones en la sala de edición”.

“Antoine y yo hemos tenido mucho éxito juntos”, afirma Washington, resaltando que el éxito no es sólo comercial, sino también fundamental. “Él verdaderamente sabe cómo hacer este tipo de películas”.

“El estilo de acción de Antoine es tan exclusivo y específico que si además lo fusionas con una historia excelente, ¡surge algo mágico!” continúa Black. “Es algo parecido a un acordeón. Antoine sabe cuándo comprimir y cuándo expandir las cosas; cuándo hacer algo estrepitoso y cuándo hacer algo sosegado”.

Fuqua trabajó con el Coordinador de Acrobacias Jeff Dashnaw para crear las escenas de acción centradas en las habilidades y talentos únicos de Washington. “La velocidad de Robert McCall es altísima, por eso tuvimos que filmarla con muchos cortes, si lo hacíamos todo de una vez, nunca podríamos apreciar lo que hizo”, explica Dashnaw. “Denzel en realidad es muy rápido con sus manos y aprende pronto las coreografías de acción. Ha practicado boxeo durante casi toda su vida adulta, así que añadimos eso junto con otras disciplinas distintas. El coreógrafo de peleas Mick Gold diseñó algunas destrezas especiales que practicaron para integrarlas en esta cinta y hacerla diferente”.

Para llevar a los espectadores al mundo de Robert McCall, Fuqua emplea lo que él denomina la “Visión de Ecualizador”. “Su ritmo cardiaco disminuye, sus pupilas se dilatan, percibe más luz y su visión se agudiza. Se vuelve más consciente de todo lo que lo rodea en su entorno. La violencia es una zona de comodidad para él”, explica Fuqua. “Es un hombre que puede evaluar instantáneamente un espacio, sabe cuál es tu punto débil y dónde hay objetos que puede usar como armas. Y todo puede ser un arma: una pluma, una pieza de papel, un tablero de anuncios”.

El Justiciero 2, dice Fuqua, fue una oportunidad de explorar cómo sería la vida de un hombre como éste. “Cuando la violencia es su zona de comodidad, ¿cómo equilibras eso?”, plantea. “Si liberas a hombres violentos en el mundo real, ¿quién estará ahí para ayudarlos? En el caso de McCall, esta persona es Susan Plummer, ella lo entiende, lo ayuda a regresar de la oscuridad, le da lo que él necesita para funcionar. Él la quiere, es el único ser en el mundo que quiere, además de su esposa. Así que su muerte es algo muy personal para él”.

EL ELENCO DE LA PELÍCULA

En el centro de la trama está la relación entre McCall y Susan, su ex entrenadora, interpretada por Melissa Leo, y su esposo Brian, encarnado por Bill Pullman.

“En esta cinta Susan y McCall son buenos amigos y ahora tienen una relación laboral tranquila pero activa”, dice Black. “Ella trabaja en el gobierno y continuamente da a McCall la información que necesita para ser El Justiciero”.

“En la película original fue Susan la que dio a McCall el consejo que necesitaba: él era bueno para ayudar a la gente, para corregir injusticias, por eso le sugiere que ayude a las personas”, dice Leo. “En la secuela, McCall se ve obligado a poner atención en sí mismo y encontrar una forma de equilibrar su propia vida”.

“La invitación para participar de nuevo en El Justiciero 2 me encantó pues disfruté mucho el trabajo en la primera”, continúa Leo. “Lo más maravilloso de ésta son los dos hombres que la encabezan: Antoine Fuqua y Denzel Washington. Antoine nunca hace la misma película dos veces; siempre mantiene un objetivo más alto. Esta cinta será mejor que la original; Antoine tiene una gran habilidad para la narración de historias”.

Bill Pullman también regresa para dar vida a Brian Plummer, el esposo de Susan.

“Me encanta una premisa como ésta, donde el personaje central es modesto, no desea ser visto y tiene un código”, dice Pullman. “Es como un Western, donde el protagonista tiene principios y los respeta, aunque a veces eso resulte difícil para él”.

Añade sonriendo, “Y mi personaje tiene una pequeña participación en algunas escenas de acción”.

En su deseo de conectarse con la gente que lo rodea, Robert McCall se muda de Chelsea a un complejo de departamentos cerca de la Avenida Massachusetts, una importante vía pública que recorre el corazón de Boston. Es amigable con sus vecinos y forja una relación de mentor con Miles, un adolescente que vive con su madre soltera en el mismo edificio.

“Cuando McCall observa al talentoso Miles, sabe que el chico es inestable”, explica Richard Wenk. “Siente que el joven puede ser absorbido en un ambiente equivocado y se convierte en una figura paterna para él”.