Ian McKellen: Genio del arte histriónico

0
522

[quote]

En “El Hobbit”, el veterano intérprete británico retoma su papel más famoso: el sabio y valiente mago Gandalf.

[/quote]

Para la mayoría de espectadores, el nombre de Ian McKellen está ligado a la trilogía de “El señor de los anillos”. Con tremenda fuerza dramática, él dio vida a uno de los personajes más significativos de la célebre saga de fantasía: el sabio y valiente mago Gandalf. En “El Hobbit: Un viaje inesperado”, cuyo argumento ofrece un preámbulo a los eventos relatados en “El señor de los anillos”, McKellen retoma su papel más famoso. Sin duda, esta producción colosal renovará el interés del público hacia este veterano intérprete británico, considerado por muchos críticos como un auténtico genio del arte histriónico.

Nacido el 25 de mayo de 1939 en Bumley (Lancashire, Inglaterra), Ian Murray McKellen creció en un pueblito rural, lejos de los efectos devastadores de la Segunda Guerra Mundial. En su época escolar descubrió su pasión por el teatro, que lo acompañaría por el resto de su vida. Estudió arte dramático, se graduó en 1961 y se dio a conocer protagonizando obras clásicas de William Shakespeare. Pronto empezó a coleccionar galardones, llegando a ser considerado como el heredero del Laurence Olivier.

Desde 1965, McKellen incursionó también en la televisión, donde se especializó precisamente en adaptaciones de Shakespeare. El cine le abrió las puertas más tarde: tras desempeñar algunos roles menores, impactó a propios y ajenos en una versión actualizada de “Ricardo III” (1995).

En 1998, estelarizó dos filmes excelentes: “El aprendiz” (Apt Pupil) y “Dioses y monstruos”, que le valió su primera nominación al Oscar. Fue nominado nuevamente -como mejor actor secundario- por su trabajo en “El señor de los anillos” (2001), extraordinaria película que marcó su carrera para siempre.