LEGO Movie: Una Aventura a la Creatividad

0
752

Sin haber visto el prólogo y sin siquiera saber exactamente de qué se trataba, me aventuré a ver “Lego Movie” en compañía de mi esposo y dos hijas (de 4 y 7 años). Y me pregunté ¿”Lego Movie”? Ha de ser un largo anuncio para el producto, pensé. También me remonté a mi infancia en donde pasábamos innumerables horas haciendo y deshaciendo casitas con divisiones de cuartos, comedores y hasta baños. Me acordé de mi hermanito que desarrolló una obsesión con los Legos y cuyo repertorio de efectos de sonido se multiplicaba con cada carro supersónico y nave espacial que construía.

Esta película nos cuenta sobre Emmet, un ciudadano ordinario, perfectamente promedio y autómata feliz, que sigue todas las reglas de su ciudad ciegamente y sin cuestionar. Esta mini figura es identificada erróneamente por un grupo de prófugos como ¨la persona más especial¨; la clave para salvar al mundo del malvado Presidente Negocios, que desea congelar al Lego-mundo con un pegamento gigante para que sea perfecto e incambiable por siempre.

Ahí es adonde se encuentra la escondida moraleja de la película: que como padres y adultos debemos darle a los niños el tiempo, espacio y la flexibilidad, para que se sean creativos y libres, no perfeccionistas aferrados a una sola manera de hacer las cosas. Que jueguen, construyan y destruyan, se diviertan y mejor aún, lograr nosotros mismos participar también con ellos en esos momentos auténticos de creación.
¿Mi personaje favorito? El hombre del espacio y su nave (recuerdo cómo entre mis hermanos peleábamos por quién le tocaba jugar con él y su super cool casco). Definitivamente llena de humor rápido y entretenida, aunque no para una audiencia femenina joven…

¡Probablemente, el mejor comercial de juguetes jamás hecho!