Los rugidos de ‘Pantera Negra’ despiertan al universo de Marvel

0
967

Pantera Negra crea maravillas técnicas con gran estilo y logra formar parte de un mito, algo cada vez más raro en las películas actuales. La mayoría de las grandes producciones cinematográficas ofrece una experiencia alegre que suele terminar en la misma historia de siempre, se trata de tramas que solo buscan ampliar la franquicia. Pero eso no pasa en esta película.

Su punto de partida es la fantástica nación de Wakanda, un edén africano que también es el legendario El Dorado donde los verdes paisajes agrestes se encuentran con el cielo azul de la ciencia ficción.

Es una tierra donde las naves espaciales —con trenes de aterrizaje parecidos a máscaras tribales— se elevan sobre cascadas majestuosas mientras se desarrolla una historia que va mucho más allá de lo que dicta una franquicia o marca.

Wakanda es el hogar de la Pantera Negra, el alias de T’Challa (personaje interpretado por Chadwick Boseman), el más reciente héroe de Marvel que salta de las páginas de los cómics a su propia película.

Creado en 1966 por Stan Lee y Jack Kirby, Pantera Negra —un héroe felino que usa un traje ceñido con garras y orejas— debutó junto a Los 4 Fantásticos en una aventura situada en Wakanda, un fabuloso lugar que funciona gracias al poder del vibranium, un misterioso metal.

Fue un inicio emocionante (además de ser muy oportuno porque el grupo revolucionario estadounidense del mismo nombre se formó oficialmente ese año) y al final de su primera aventura, los fantásticos le aseguraron a T’Challa que “no existen razones para que la carrera de Pantera Negra llegue a su fin”.

En las décadas posteriores, Pantera Negra ha experimentado diversas alteraciones de vestuario y aventuras en los cómics, algunos con la dirección del cineasta Reginald Hudlin y, más recientemente, con la participación del escritor Ta-Nehisi Coates.

Para dirigir el primer filme de la pantera, Marvel escogió a Ryan Coogler, quien con Creed actualizó la serie de Rocky al crear un campeón de boxeo negro que fue interpretado por Michael B. Jordan.

Para Pantera Negra, Coogler volvió a trabajar con Jordan y otros miembros de sus equipos anteriores como Rachel Morrison, directora de fotografía en su ópera prima, Fruitvale Station. La continuidad de sus colaboradores quizá pueda explicar la intimidad y fluidez de esta película.

Como pasa con todas las aventuras fílmicas de Marvel, la historia tiene muchas partes y momentos, pero el resultado final se sale del registro ya tradicional de los superhéroes extremadamente ocupados en salvar al mundo con tramas triviales.

Escrita por Coogler y Joe Robert Cole, Pantera Negra cuenta la historia de T’Challa hasta el presente —con algunas miradas hacia el pasado y las futuras posibilidades del personaje— mientras hace concesiones para la aparición de otros guerreros del Universo Cinemático de Marvel (Pantera Negra ya apareció en la película gris Capitán América: Guerra Civil).

Reseña de: NY Times