En la década de los años 80, después de haber trabajado como piloto de TWA, la mayor aerolínea estadounidense, Barry Seal (Tom Cruise) se ha convertido en un narcotraficante del cartel de Medellín.

Posteriormente es reclutado por la CIA como mercenario para realizar labores de inteligencia para ellos. Además, se convierte en un informante de la DEA, la Administración para el Control de Drogas, debido a sus conocimientos en la materia.

“Barry Seal: Sólo en América”

Cuenta la historia real de este ex piloto que se puso al frente de una de las operaciones encubiertas de la CIA más importantes en la historia de los Estados Unidos. Esta hazaña, con la que se logró capturar a varios miembros del cartel de Medellín, estuvo cerca de provocar la caída del gobierno de la Casa Blanca durante la presidencia de Ronald Reagan, a causa del escándalo Irangate.

Esta película de acción basado en hechos reales está dirigida por Doug Liman (Al filo del mañana, Caza a la espía, The Bourne Identity: El caso Bourne) y protagonizada por Tom Cruise (La momia, Jack Reacher: Nunca vuelvas atrás, Misión: imposible – Nación secreta). Completan el reparto Sarah Wright (Men at Work, Parks and Recreation), Domhnall Gleeson (El renacido, Star Wars: El despertar de la fuerza), E. Roger Mitchell (Sully, Triple 9), Jesse Plemons (Fargo, El puente de los espías) Caleb Landry Jones (Twin Peaks, Déjame salir) y Lola Kirke (la serie Mozart in the Jungle, Mistress America).

Barry Seal en Costa Rica

En 1984 la floreciente industria del tráfico de drogas en América Central llamó la atención de Seal y el gobierno norteamericano. Para financiar la “Contra” en Nicaragua se utilizaba cocaína proveniente de Colombia y era transportada desde Panamá a Nicaragua (a través de Costa Rica) por Barry Seal.

Para conocer más la historia del hombre que se burló de la Casa Blanca, la CÍA y el cartél de Medellín, no olvide visitar las salas de cine a partir del 14 de setiembre.