Tim Burton: genio retorcido

0
412

[quote]

Realizador dotado de un estilo inconfundible, él está dejando huella en la historia del género fantástico.
[/quote]

El estreno de “Frankenweenie”, largometraje de animación que rinde homenaje a la mitología de Frankenstein, es todo un evento para amantes del cine fantástico, porque su autor es nadie más y nadie menos que Tim Burton. Realizador dotado de un estilo inconfundible, él está dejando huella en la historia del género. Su nombre evoca atmósferas góticas y relatos macabros, personajes grotescos y marginales retratados siempre con ternura y compasión. Estas características son evidentes en “El joven Manos de Tijera” (1990), “Ed Wood” (1994) y “La leyenda del jinete sin cabeza” (1999), entre las muchas joyas que engalanan su currículum.

Nacido en Burbank (California) el 25 de agosto de 1958, Timothy Walter Burton posee un genio brillante y retorcido. En su niñez, plasmaba sus fantasías en caricaturas y cuentos ilustrados: las semillas de su futura obra cinematográfica. Contratado como dibujante por los estudios Disney, fue despedido porque sus trazos eran demasiado bizarros para los estándares de la empresa.

Años más tarde, Burton triunfó como realizador de largometrajes. La originalidad de su visión quedó manifiesta en “Beetlejuice – El súper fantasma” (1988). Impuso su propio sello en un legendario superhéroe de los cómics, con las excelentes “Batman” (1989) y “Batman vuelve” (1992). Además, anotó hitos imprescindibles de animación a partir de “El extraño mundo de Jack” (1993), obra maestra que él concibió y produjo, aunque le encargó la dirección a Henry Selick.

Después de “El cadáver de la novia” (2005), Tim Burton vuelve a la animación con un proyecto muy querido. Ampliación de uno de sus primeros cortometrajes, “Frankenweenie” marca su significativo regreso a los estudios Disney… y esta vez, por la puerta grande.