Uno de los mejores y más complejos personajes de Marvel es Eddie Brock (Tom Hardy) quien entra en escena cuando Venom, un simbionte extraterrestre, ocupa su cuerpo. Como periodista, Eddie estaba tratando de acabar con el famoso fundador de la Fundación Life, el genio Carlton Drake (Riz Ahmed), y esa obsesión había arruinado su carrera y su relación con su novia, Anne Weying (Michelle Williams).

Un día, mientras Eddie investigaba uno de los experimentos de Drake, el extraterrestre Venom ocupa su cuerpo, por lo cual Eddie de repente adquiere nuevos superpoderes y la oportunidad de hacer casi todo lo que quiere. Venom es perverso, oscuro, impredecible, la ira lo impulsa y provoca que Eddie luche para poder controlar esas habilidades peligrosas. Eddie siente que eso le da poder y le fascina. Como Eddie y Venom se necesitan el uno al otro para conseguir lo que quieren, se van volviendo más y más indisociables. ¿En dónde termina Eddie y empieza Venom?

Columbia Pictures presenta, en asociación con Marvel y Tencent Pictures, una producción de Avi Arad / Matt Tolmach / Pascal Pictures: Venom. Protagonizada por Tom Hardy, Michelle Williams, Riz Ahmed, Scott Haze y Reid Scott. Dirigida por Ruben Fleischer. Producida por Avi Arad, Matt Tolmach y Amy Pascal. Guion de Jeff Pinkner, Scott Rosenberg y Kelly Marcel. Historia para el guion de Jeff Pinkner y Scott Rosenberg. Basada en historietas de Marvel Comics. Los productores ejecutivos son David Householter, Stan Lee, Kelly Marcel, Tom Hardy, Edward Cheng y Howard Chen. El director de la fotografía es Matthew Libatique, ASC. El diseñador de la producción es Oliver Scholl. Edición de Maryann Brandon, ACE y Alan Baumgarten, ACE. El supervisor de efectos especiales es Paul Franklin. La diseñadora de vestuario es Kelli Jones. La música es de Ludwig Göransson. La supervisión de la música es de Gabe Hilfer.

- Publicidad -

¡SOMOS… VENOM!

Todos tenemos algo dentro de nosotros que hierve de rabia. Alguien (o algo) se desata y, ¿no sería maravilloso liberar eso? ¿No sería satisfactorio cortarles la cabeza a algunos idiotas? ¿No sería divertido enseñarle al mundo entero lo que acecha dentro de nosotros?

Para Eddie Brock, ese monstruo –Venom– está a punto de soltarse, y el lado oscuro de su personalidad va literalmente a salir… y será una aventura salvaje.

Hay una razón de por qué Venom es uno de los personajes más populares de la historia de Marvel. Es peligroso, impredecible, da miedo, su ingenio oscuro solo se puede comparar con su predilección por la violencia… y todo está envuelto en un paquete con ojos blancos enormes, una boca con dientes afilados y una lengua fuerte, larga y retorcida.

Al centro de Venom no hay uno, sino dos antihéroes en un mismo cuerpo: Eddie (interpretado por Tom Hardy) un reportero ególatra y obsesivo que quiere exponer a los poderosos y corruptos, y Venom, el simbionte extraterrestre escalofriante con superpoderes increíbles que se vuelve uno con Eddie. Juntos son capaces de cualquier cosa, lo cual es una proposición terrorífica, pues a Venom lo impulsa la rabia. En una verdadera relación simbiótica, se influenciarán el uno al otro, para bien o para mal…

Según el productor Matt Tolmach, quien recientemente produjo Jumanji: en la selva (el gran éxito de taquilla de Sony Pictures que recaudó casi mil millones de dólares en todo el mundo), uno se puede identificar con el antihéroe de Eddie Brock, ese reportero ególatra con mala suerte y la dualidad que ofrece con Venom: el poder de ver el potencial personal, indeleble y físicamente. Tolmach dice: “Eddie Brock es como muchos de nosotros. Eddie es el defensor de los inocentes y quiere proteger al hombre común, pero desafortunadamente se mete el pie a sí mismo. Toma atajos. Es ególatra y tiene mal carácter. Es impetuoso. Esta película se trata de ser algo mejor de lo que se era y Eddie solo lo logra cuando se encuentra con Venom”.

El productor Avi Arad dice que la mezcla de tonos complicada pero entretenida de Venom permitió hacer una película que puso de cabeza los convencionalismos de las películas de superhéroes. Arad dice: “Eddie Brock y Venom son dos personajes muy diferentes que al juntarse cambian la vida del otro. Esta historia es escalofriante, intensa y divertida como el demonio; se siente dura, oscura, pero también ligera y optimista, y derrumba los estereotipos de las películas de superhéroes con una historia única”.

Arad continúa: “Eddie tiene influencia sobre el buen aspecto de Venom. Venom es casi la conciencia de Eddie. Hace falta que el bueno y el malo tengan influencia uno sobre el otro para salvarnos a todos nosotros”.

Cuando el director Ruben Fleischer –el exitoso director de Sony Pictures con su película de culto Zombieland– tomó la dirección de Venom, los productores sabían que contaban con alguien que dominaba el arte de darle al personaje más malo de Marvel una película emocionante como ninguna otra. Además, los productores de Venom sabían que necesitaban a un actor talentoso que pudiera cubrir las personalidades de Venom y de Eddie Brock.

Consiguieron más de lo que esperaban cuando Tom Hardy aceptó los papeles, pues es un actor aclamado por la crítica que ha interpretado a algunos de los personajes más complicados del cine moderno.

Fleischer ve a Hardy como el hombre del momento, un actor de su época. Fleischer dice: “Tom es uno de los grandes actores de todos los tiempos, con su talento y carisma inherentes tan cautivantes en las películas. Es una verdadera estrella del cine, quien se encuentra en su mejor momento, interpretando sus papeles con toda su capacidad y aportando tanto a cada mirada, cada detalle, cada palabra”.

Fleischer continúa: “Es inspirador. Pienso que todo el personal está comprometido con la manera en que Tom escogió interpretar a Eddie Brock. Además de todo, Tom es divertidísimo y eso era exactamente lo que necesitábamos para que el público sintiera que Venom cobra vida”.

Hardy dice que la idea de simbiosis (necesitar al otro para sobrevivir) forma parte de los personajes de Eddie y Venom. Dice: “Había una amplia gama para jugar con la dinámica psicológica de esta película de superhéroes. Me parece fascinante que haya una personalidad múltiple: uno es un personaje humano y el otro es un extraterrestre. Tengo que actuar al lado de una criatura de más de dos metros y Eddie Brock tiene que convivir con eso dentro de sí mismo. Los dos están unidos en un solo cuerpo. ‘Somos Venom’ es su mantra”.

A Hardy le fascinó interpretar a este personaje en particular. “Venom es fascinante: es un tipo malo. Mi hijo me contó todo sobre él (ama a Venom). Es emocionante interpretarlo porque Venom es despiadado y, básicamente, no hay reglas. Es tan complejo”.

Venom empezó como un sueño hecho realidad para cualquier creador de historietas, con su introducción audaz que desencadena su propia vida expansiva y que emociona a los fanáticos a cada paso. Desde su primera aparición completa, hace treinta años en la historieta The Amazing Spider-Man número 300, el personaje del supervillano Venom se ha convertido en uno de los más intrigantes y divertidos para los lectores fanáticos de Marvel.

Al principio, se representó a Venom en las historietas de Spider-Man como el tipo de antagonista terrorífico que asustaría a los lectores, pero ocurrió lo contrario. Los fanáticos se enamoraron de este antihéroe franco y extravagante, con sus colmillos enormes, su mentalidad despiadada y todo lo demás. La gente quedó atrapada con ese aspecto llamativo, esos orígenes extraños y esos temas entre oscuros e iluminados, y nació una base de fanáticos que sirvió como impulso para una serie del propio personaje que se convertiría en uno de los personajes más populares de la historia de Marvel. Ahora, el personaje llega a la pantalla grande con su propia película.

Para interpretar a la némesis de Venom, al villano en contra del antihéroe, el malo opuesto al tipo rudo, en el papel de Carlton Drake, el director de la Fundación Life, los productores de Venom buscaron a un actor que pudiera ofrecer elegancia y astucia.

Encontraron a su tipo a la vez malo y sofisticado en el ganador del Globo de Oro, el actor, rapero y activista británico Riz Ahmed. A primera vista, parece que Carlton Drake es un científico, filántropo e inventor que desarrolló su Fundación Life para el bien de la humanidad. Sin embargo, la realidad es que este visionario de voz suave es un criminal complicado que se cree sus propias mentiras, lo cual ha costado la sangre de inocentes.

Dice Fleischer: “He sido admirador de Riz por mucho tiempo y me moría de ganas de trabajar con él. Es uno de los actores más fascinantes del momento. Ya teníamos a Hardy y pienso que Riz queda muy bien con él. Estaba muy ilusionado de darle el papel de Carlton Drake, el tipo malo de esta película. Es una especie de genio malo que está frustrado por el fin inminente del mundo”.

El productor Avi Arad dice que Carlton Drake es un villano particularmente relevante porque su clase e inteligencia lo vuelven muy atractivo. “Es fresco y único y peligroso como el demonio porque cuenta con todos los recursos, y todo mundo cree que es un buen tipo porque nadie lo conoce de verdad”, dice Arad.

Al darle el papel a Ahmed, dice el productor Matt Tolmach, la producción encontró a un actor que podía protagonizar los límites del personaje: “Parece como si Carlton Drake quisiera salvar a la humanidad, pero en el curso de la película se revela su locura y va perdiendo el control. Riz puede interpretar al cuerdo y al loco, y eso lo convierte en el actor perfecto para este papel”.

El mismo actor ve en Carlton Drake una forma de abordar la fascinación actual que existe en el mundo con los visionarios que piensan en grande y tienen muchos recursos. Ahmed dice: “Carlton Drake es alguien que ve la realidad de la vida sobre la Tierra y lo que la sociedad humana ha hecho con el planeta. Es alguien que nos advierte que debemos encontrar un futuro dentro de este caos. Y para él, el futuro implica la exploración espacial. Implica el tratar de acceder a las formas de vida extraterrestre para que los seres humanos podamos vivir en el espacio. Y, como saben, los verdaderos empresarios del mundo quieren invertir en el espacio por las mismas razones”.

Ahmed continúa: “Pero su recorrido es muy complejo. Lo frustra mucho que Eddie Brock, el periodista que lo quiere acabar, se las ingenie para fundirse con estas criaturas extraterrestres parecidas a dioses y conocidas como simbiontes. Según él, Eddie no se lo merece; Carlton piensa que él mismo debería ser el escogido para permitir la evolución de la especie humana a la siguiente etapa. Trata de encontrar un futuro para todos nosotros, pero surge la pregunta de siempre: ¿cuánto sacrificio estás dispuesto a hacer para lograr tus fines?”

Tan importante como encontrar a los actores indicados para personificar a estos personajes opuestos, fue encontrar a la mujer ideal para interpretar a la ex-novia de Eddie, a la abogada Anne Weying, quien en muchos sentidos es la fuerza poderosa al centro de la historia. Afortunadamente, fueron capaces de contratar a la premiada actriz Michelle Williams para hacer el papel de Anne, quien al principio de la historia tiene que cortar con Eddie debido a su comportamiento deshonesto.

Como explica Williams: “Aunque lo ama, no puede seguir soportando su terrible comportamiento. Pero el amor no se ha esfumado, y eso los conecta a lo largo de la película”.

En cuanto a trabajar con Tom Hardy, a Williams le emocionaba la oportunidad y sentía el desafío de lo que implicaba. Williams dice: “No hay nada que Tom no pueda hacer. Es talentosísimo y es fascinante trabajar con él porque puede hacer unos cambios ilógicos. Hace unos cambios que de repente te dejan en un lugar diferente de la escena que pueden parecer ilógicos. Es muy divertido y liberador. Al presentarte a trabajar, no sabes exactamente adónde vas a llegar, y eso lo vuelve fascinante”.

Ese estira y afloja se refleja en la relación entre Eddie y Anne, en la cual Anne tiene que luchar para sacar lo mejor de Eddie, mientras lo protege. Como lo expresa el productor Avi Arad: “Anne está en el punto decisivo de la historia. No se rinde y hace lo que sea necesario. Le gustaría que Eddie regresara a su estado normal y ve signos de que eso está ocurriendo”.

Tolmach coincide y confirma que Williams fue la elección perfecta para darle vida al dilema de Anne. Tolmach dice: “A Michelle no le daba miedo apropiarse de las elecciones de Anne. Cuando vemos a Anne y a Eddie por primera vez, su vida está muy bien, es perfecta. El recorrido de Anne en esta película es de fuerza y compromiso. Es una fuerza por sí misma”.

Anne no es la única fuerza femenina de la película. Jenny Slate consiguió el papel de Dora Skirth, una científica de la Fundación Life de Carlton Drake, quien termina revelando las prácticas inhumanas que se llevan a cabo en el laboratorio.

El director Ruben Fleischer dice: “Jenny interpreta un papel al que no estamos acostumbrados, porque todo mundo la conoce como comediante. Pero en esta película, su papel es bastante dramático. Lo bueno es que cuando ves a Jenny en la pantalla, te pones de su lado, te encariñas con ella y empatizas, lo cual es muy importante para su papel”.

Al interpretar a Dora, Jenny Slate enfatiza la atracción de un papel que no fue escrito para ser marginal. Slate dice: “Lo que me gusta de Dora es que no es una damisela en peligro, y tampoco está desamparada. Es la que tiene la información y el acceso, y necesita a Eddie porque él es el periodista. Pero es diferente a la dinámica normal en la que suele darse esto aburrido de una mujer que pide la ayuda de un hombre. De hecho, Dora es la que tiene la sartén por el mango”.

Tolmach coincide y añade: “Jenny toma riesgos en esta película, siendo ella misma y al interpretar a su personaje. Dora se une a Eddie para exponer a Carlton Drake y hacer lo correcto, arriesgando su propia vida, y se necesita valor para ello”.

En cuanto a su jefe dentro de la película, Carlton Drake, Jenny Slate explica por qué ese personaje tiene un magnetismo obvio, a pesar de ser nefasto: “Pienso que el personaje de Carlton Drake es de cierto modo muy atractivo. Quieres observarlo porque representa algo que casi cualquier persona puede hacer, o sea, desarrollar lo mejor y más poderoso de sí mismo. Pero es muy, muy peligroso que los seres humanos se eleven a sí mismos gracias a su poder personal. Es un hombre con un sueño venenoso”.

Para terminar con este elenco poderoso de Venom, están Reid Scott, como la nueva pareja de Anne, el Dr. Dan tan perfecto, quien advierte de inmediato a Anne de sus sospechas sobre su ex; y Scott Haze, como Roland Treece, el jefe de seguridad de la Fundación Life, un hombre que no se detendrá ante nada con tal de contener a Eddie, tal como se lo ordena Carlton Drake.

Los artistas de efectos visuales dan una buena pelea

Venom no se parece a ningún otro personaje de historietas: es impresionante, alarmante, enorme e inquietante. A medida que le daban vida al personaje, sabían que conseguir la apariencia correcta sería muy importante para muchos fanáticos. Los dientes tenían que ser filosos, los ojos amenazantes y la lengua … tenía que ser espeluznante.

De hecho, Venom es un personaje principal inusual en el sentido de que es una combinación de ser humano y extraterrestre; la realización también fue una mezcla entre el talento de Tom Hardy, en la vida real, y el talentoso departamento de efectos visuales, gracias a las computadoras. Al final, Venom es un personaje totalmente digital; dependió de la colaboración entre los supervisores de efectos especiales Paul Franklin (dos veces ganador del Oscar®) y Sheena Duggal crear un Venom lo suficientemente visceral para asombrar al público, pero también rudo como para que se pongan de su lado. La actuación de Tom Hardy guió al equipo para crear el mejor héroe completamente digital.

Desde las primeras reuniones entre Franklin y el director Ruben Fleischer quedó claro que los movimientos de Venom no debían parecerse a los de un ser humano. Franklin dice: “Venom es muy diferente a cualquier otro personaje que hayamos visto anteriormente. Se parece un poco a los hombres, pero puede hacer mucho más que ellos. Puede extender sus tentáculos. Puede cambiar la forma de su cuerpo. Aguanta una cantidad asombrosa de golpes de sus adversarios. Es casi indestructible, aunque no completamente. Tiene unas cuantas vulnerabilidades. Y tiene la cualidad interesante de que a veces se convierte en líquido casi por completo”.

Franklin no solo tuvo que crear a Venom en su totalidad, sino también crear la apariencia y el movimiento de un simbionte. Franklin explica: “Los simbiontes pueden salir por los poros de la piel de una persona, atravesar la ropa; un cuerpo puede absorberlos. Cuando vemos al simbionte negro por primera vez parece una babosa negra anamorfa, y luego cuando se fusiona con Eddie, forma una piel sobre el cuerpo de Eddie y el resultado final es Venom, una criatura resbaladiza con ojos blancos extraordinarios, casi como las manchas de una ballena asesina”.

El departamento de efectos especiales tuvo que resolver las tareas más complicadas pues Venom puede volverse líquido o convertirse en un bucle, una telaraña, una sábana o sacar tentáculos de su cuerpo. Franklin explica: “Efectivamente, puede cambiar de forma continua y dinámicamente mientras pelea, y cuando pelea contra Riot, quien puede hacer ese tipo de cosas pero de una manera más extraordinaria. Venom es filoso como una espada. Todas estas cosas necesitan de mucha animación de personajes y son un desafío para los efectos visuales”.

La boca característica de Venom con dientes filosos tiene una quijada que se abre 180 grados y revela una extraordinaria lengua, larga y móvil. Es una de las características principales del personaje. Franklin dice: “Venom está un poco en el borde porque es a la vez héroe y antihéroe, así que nunca estamos seguros de qué piensa o qué va a hacer. Al final, el personaje tiene un cambio como del Dr. Jekyll y Mr. Hyde y… bueno… esta cosa se posesiona de Eddie de vez en cuando en contra de su voluntad. Pero luego, a medida que la historia se desarrolla, entran en harmonía el uno con el otro”.

Durante la producción, el equipo de efectos visuales contaba en el set con un doble de más de dos metros de altura, a quien se le aumentó la estatura con un casco en el cual se colocó una esfera de referencia de efectos visuales. Al interactuar con Venom, los actores tienen que mirar hacia esa esfera de referencia, pues se localiza en el lugar en que estarían los ojos de una criatura de dos metros treinta de estatura.

Franklin dice: “Así trabajamos muy bien porque sabemos cuál es el volumen que Venom ocuparía en el set. De esta forma, todos los que estamos en el set respetamos ese volumen: la cámara, los actores, el set mismo. Luego, cuando ponemos la versión digital de Venom en la toma, queda perfecto”.

Franklin disfrutó el desafío de crear una figura imponente tan rica en diseño y rendimiento, sin mencionar su efecto en los cinéfilos: “Venom es una propuesta bastante aterradora con esa apariencia y sus enormes dientes. A veces es casi demoníaco, pero hay un profundo sentido del humor en la película, una profunda veta de humor negro. Venom es un personaje muy ingenioso y sarcástico, que toma una buena parte de su carácter del personaje de Eddie. Entonces, los dos personajes, Eddie y Venom, se complementan y logran crear esta nueva criatura que vamos a ver en esta película”.

Además de crear Venom, el equipo de efectos visuales creó un total de cuatro simbiontes en la película, incluido Riot, quien es un personaje totalmente digital. Riot y Venom se enfrentan en el clímax emocionante de la película: una pelea hasta el final en el set de Gantry que combina a los dos hombres líderes de la producción que luchan como seres humanos y como extraterrestres digitales.

Franklin dice que crear a Riot no fue lo mismo que crear a Venom: “Desde el punto de vista del diseño, queremos dejar en claro que la criatura de Riot es de la misma especie y viene del mismo planeta que Venom. Sin embargo, lo quisimos hacer muy diferente. También quisimos asegurarnos de que no fuera solo una batalla entre iguales. Queremos dejar en claro que Venom y Riot tienen conjuntos de habilidades muy diferentes, y eso mantiene el interés cuando luchan entre sí. Estás tratando de descubrir quién saldrá victorioso”.

La gran cantidad de deslumbramiento de efectos visuales necesario para la batalla culminante, que incluye no solo la acción sino también los entornos, fue difícil, dice Franklin: “Nos llevó al límite absoluto, a nuevas áreas que no habíamos explorado antes, nuevas técnicas e ideas. Es muy emocionante formar parte de esto”.

El set de Gantry donde se lleva a cabo la última y gloriosa pelea de la película, puso al reparto en las plataformas de alambre, para dar actuaciones que exigieron mucho esfuerzo físico. Aunque una pantalla azul rodeaba a los actores, Gantry se construyó prácticamente en una pendiente de 30 grados, para que los actores tuvieran algo con lo cual interactuar, dónde caer y rodar. Fleischer está especialmente emocionado por algunos de los grandes momentos de la pelea: “Hay unos cuantos minutos en que vemos a Drake y Eddie en medio de todo el caos de la batalla final, ¡y eso va a ser genial!”

Se usó el mismo formato con pantalla azul para las escenas en que aparece Eddie, a veces con Venom y a veces sin él, en el puente Golden Gate y en el Bay Bridge. Esto requirió una construcción parcial de los pilones de ambos puentes.

Para ayudar a crear los dobles digitales necesarios para muchas de las secuencias de lucha, cuando las maniobras se vuelven inhumanas, incluso para los dobles más experimentados, se instaló un equipo de escaneo 3D. Se hicieron escaneos 3D de todo el elenco en cámaras 130 DSLR que disparan en una fracción de segundo. Encuentran todos los puntos comunes entre las imágenes y crean una versión 3D de alta calidad. De esta forma, cualquier miembro del reparto puede crearse digitalmente y renderizarse por completo en 3D.

Franklin y su equipo trabajaron incansablemente para dar una sensación de realismo absoluto a cada toma de efectos visuales creada para Venom. Además, el equipo de efectos visuales tuvo que crear todo el exterior del edificio de la Fundación Life, un edificio hexagonal ubicado en una pendiente de Hawk Hill en el condado de Marin, en el norte de California, y con vistas a la bahía de San Francisco. A lo lejos, más allá del edificio se puede ver el puente Golden Gate y la ciudad de San Francisco.

Franklin elogia la arquitectura exterior de la Fundación Life, una obra del diseñador de producción Oliver Scholl, con detalles como la hierba que crece en el techo y los paneles de energía solar. Franklin dice: “Este edificio increíble en forma de colmena, que reproduce nuevamente la forma hexagonal que se ve en el interior de la Fundación Life, incluirá una base de cohetes que puede lanzar un transbordador espacial. Lo crearemos digitalmente, pero luego nos integraremos sin problemas en el paisaje real “.

Para capturar todo el realismo posible, el equipo de efectos visuales de Franklin fue a Marin y fotografió todo el entorno con gran detalle. Tomaron muestras visuales para poder recrear el terreno y también hicieron tomas desde unos helicópteros. Al juntar todas las imágenes reales, el equipo pudo construirlo todo, y usar los fondos de pantalla azul utilizados durante la producción para crear un realismo vívido.

EL SONIDO (Y LA FURIA)

El mezclador de sonido de producción Michael Koff tuvo un desafío particular en el set de Venom. Con más de cuarenta días de producción, y muchas escenas con la voz de Venom en un diálogo interno con Eddie, Koff y su equipo de sonido tuvieron que crear una forma práctica de hacer que la voz de Venom cobrara vida durante el rodaje.

Koff dice: “Tom Hardy se pasaba de veinte a treinta minutos con nosotros en el sonido todas las mañanas y repasaba la escena de ese día, leyendo y grabando a Venom y a todos los personajes de la escena. Luego, peinaban y maquillaban a Tom para prepararlo, y luego yo y el operador de reproducción le creábamos todas las pistas para que las reprodujera en el set “.

Koff y su equipo crearon archivos individuales para los diálogos de Venom, agregando efectos especiales a la voz de Venom para que sonara espeluznante y grasosa. Colocaron un audífono en el oído de Hardy, y allí reprodujeron la voz de diálogo de Venom durante las escenas.

Koff continúa: “Cuando Tom entraba en el set listo para rodar, sentía que ya había ensayado con el personaje de Venom quien le hablaba al oído”. Se creaba una realidad creíble en el set, pues se supone que solo Eddie escucha a Venom. Además, el audífono dentro del oído de Hardy significaba que ninguno de los demás actores podía escuchar a Venom.

Esa organización era solo un medio para fortalecer la actuación de Hardy como el cambiante Eddie Brock. Koff dice: “Cada vez que estábamos en el set y Tom se ponía el audífono cargado con el diálogo de Venom, Eddie Brock se sentía lleno de confianza, y la actuación de Eddie estaba impulsada por Venom. El diálogo de Venom empujaba la escena en una dirección determinada, y tener la voz de Venom en vivo en el set realmente funcionó”.