Noticias de última hora aseveran que el asociación entre Disney y Sony Pictures, en torno a los derechos sobre el arácnido, llegó a su fin debido a desacuerdos entre ambas compañías. Con esta lamentable novedad, queda sentenciado que –de no darse una reconciliación– el presidente de Marvel Studios, Kevin Feige, no producirá más entregas de Spider-Man.

Fue hace unos años que nos sorprendió la noticia de los acuerdos entre Disney y Sony Pictures que permitieron la entrada del Hombre Araña al MCU, primero en Captain America: Civil War y posteriormente en su película en solitario Spider-Man: Homecoming. Pero lo bueno dura poco, aparentemente.

Los motivos de la ruptura apuntan a que la Casa del Ratón intentó negociar una participación de cofinanciamiento para las futuras entregas del ‘amigable vecino’, lo que resultaría en una asociación de 50/50 con Sony Pictures. Esta última empresa, como la dueña actual de los derechos de Spider-Man, firmemente declinó. Sin concesiones provenientes de ninguna de las partes, el contrato se dio por terminado.

Slash Film fue uno de los primero medios en difundir la noticia y no tuvo reservas para definir la decisión de Sony Pictures como «una movida astronómicamente estúpida»:

«El éxito de las películas de Spider-Man se debe a que Kevin Feige lo introdujo en el exitoso Universo Cinematográfico de Marvel y lo volvió un elemento clave de la franquicia Avengers. Por esto es que Spider-Man: Far From Home recientemente se convirtió en la película con mayores recaudaciones para Sony Pictures. La reputación de Feige habla por sí misma, y eliminarlo a él de la franquicia es como tirar a Iron man por un acantilado justo antes de la batalla final contra Thanos»

Ojo: el director Jon Watts y el actor Tom Holland siguen contemplados para futuras entregas. Lo polémico aquí es que Kevin Feige y compañía no podrán meter mano es esos proyectos, lo que pone en jaque futuras participaciones del arácnido en el MCU.